Inicio > Asuntos Contemporáneos > España

Zapatero, Zapatero, Señorito de la Guerra...
© Cordura
www.laexcepcion.com (25 de marzo de 2011). Publicado previamente en El Blog de Cordura

«En tres días de uso de la fuerza con medios militares de gran poderío no hay constancia de que se hayan producido víctimas civiles.» (José Luis Rodríguez Zapatero, todavía presidente del gobierno español)

«Cuerpos carbonizados tras ataques occidentales sobre Trípoli [...]. Dieciocho libios muertos según las autoridades en ataques aéreos occidentales y con misiles en Trípoli yacían el jueves en el depósito de cadáveres de un hospital, algunos carbonizados e irreconocibles.» (Reuters)

Zapatero, Zapatero,
Señorito de la Guerra,
que ya por toda la tierra
todos te han visto el plumero.

Vendías imagen de paz. Le escupías a Bush en la cara tu retirada de "nuestras" tropas. Divulgabas la Alianza de Civilizaciones, inoportuna receta para los pletóricos amantes de la guerra.

Y entonces –¿metamorfosis?– tus juveniles audacias dejaron paso a la total subordinación. Hoy eres un muñeco de los poderes fácticos (Imperio, Mercados, Gran Tapado). Un famulillo de los Señores de la Guerra. "Zapatero, por aquí", y vienes. "Zapatero, por allá", y vas.

Pero lo de estos días representa un nuevo salto cualitativo. Un salto mortal, si no fuera porque el saltador era ya un cadáver político (y moral).

"El maldito Coronel,
el crudo nos escatima...
¡Montemos la pantomima
y vayamos a por él!"

Acompañado por Jiménez y Chacón, tus dos ministras (¿ex?) trilaterales, ya promueves y emprendes la guerra como otrora lo hiciera tu nefasto predecesor. ¿Por qué, José Luis? Tú ya no tienes futuro político (nulas son tus posibilidades electoreras). ¿A son de qué tenías que seguir arrodillándote frente al Imperio? ¿Será porque la perspectiva del ostracismo en León, olvidado, cuando no menospreciado por tu pueblo –incluso por tu partido–, te motiva poco? ¿Necesitas hacer méritos para que te contrate algún Murdoch, para que te fiche alguna Endesa o te invite a su boda algún Slim? Pero recuerda, infeliz, que "Roma" no paga a traidores (salva las distancias que quieras, pero mira lo que le pasa a Gadafi, a quien tú persigues).

De ministro del Deporte
a entusiasta publicista
de la guerra terrorista,
la del "Atlántico Norte".

Nos dejó dicho Immanuel Kant cuál debería ser el quinto artículo preliminar para la paz perpetua de los estados: «Ningún estado debe inmiscuirse por la fuerza en la constitución y gobierno de otro.»

"Perdone usted, don Manolo", le decís al germano pensador, "que lo nuestro es humanitario." Y ya estáis allí, con vuestras bombas humanitarias. Que alcanzarán, lo sabéis, carne humana. Que segarán vidas de soldados –humanos– y de civiles. Bien lo sabéis, oh sí. Nunca ocurre de otro modo.

Mientras nos enteramos de que los mercenarios –humanitarios– del Imperio de la Libertad se sacan fotos con niños afganos muertos, vosotros ya estáis matando libios humanitariamente. Con la humanitaria excusa de salvarlos.

"Llevaremos el alivio
al país norteafricano;
no ayudaremos en vano
al sufrido pueblo libio."

Oyendo vuestras amenazas vía ONU, el dictadorzuelo Muamar prefirió recular y cesó los ataques, esperando (?) que el otro bando de esa guerra civil hiciera lo propio, y que aquéllas no se materializasen. Pero entonces los aliados del dictador Obama os sacasteis de la manga aquel avión derribado (ver 1 y 2). Quisisteis hacernos creer el absurdo de que Gadafi cesó el fuego para violarlo inmediatamente después, ¡con todos los ojos (imperiales) puestos en él! Para colmo, si el otro bando ataca al suyo, le negáis el derecho a defenderse.

A Gadafi intimidasteis
y declaró el alto el fuego,
pero lo vuestro era un juego
y con furia bombardeasteis.

Dices que es bueno matar si el Consejo de Seguridad de la ONU lo autoriza. ¿Ah, sí? ¿Aunque, como denunció la India en ese mismo foro, no hubiera base alguna sobre la cual autorizarlo? ¡Ni siquiera esperaron sus miembros a que llegase el informe de su enviado especial a Libia! ¿Y aun cuando, todavía hoy, no haya ninguna evidencia seria de que Gadafi se hubiese dedicado a masacrar a su pueblo, y sí muchas de que los vuestros orquestaron una guerra civil? (ver 1, 2 y 3).

Apelando a aquel Consejo,
¿tranquilizas tu conciencia?
Tan perversa prepotencia,
¿no te frunce el entrecejo?

Ahora hasta el más obtuso entenderá por qué en su día no querías que se juzgase a Aznar...

¿Sabes, Zapatero? Alguien muy sensato me recordó una vez que "al caer la noche, cada cual se queda a solas con su amargura".

Ay, tus noches... Y en particular, ¿qué será de ti dentro de un año? Cuando ya no seas presidente y no tengas que guardar tanto la compostura. ¿Podrás siquiera aguantarte la mirada en el espejo? Y si es así, ¿qué verán tus ojos?

José Luis, hoy aznarino,
¿qué pasó con tu talante?
Devenido maleante,
¡también tú eres asesino!

Acceder a El Blog de Cordura
© LaExcepción.com

[Página Inicial] | [Presentación] | [Índice General]
[Actualidad] | [Asuntos Contemporáneos] | [Nuestras Claves] | [Reseñas]

copyright LaExcepción.com
correoe-e laexcepcion@laexcepcion.com
Es nuestra intención contestar todos los mensajes recibidos en LaExcepción.com.
Dado que nos llega mucho correo-basura, es posible que alguno de ellos se pierda,
por lo que si no se recibe respuesta en un plazo breve,
rogamos se insista e incluso se escriba a varias de nuestras cuentas a la vez.