Inicio > Asuntos Contemporáneos > Los Rostros de la Barbarie

Son los mismos (o la descivilización)
© Cordura
www.laexcepcion.com (10 de febrero de 2012). Publicado originalmente en El Blog de Cordura

Se acabó el tiempo de las denuncias prolijas y detalladas que tratan de remover el intelecto y la conciencia. El tiempo de desgañitarse aportando cataratas de datos, enlaces y argumentos lógicos que está visto sirven de poco. La masa dormita mientras los demonios velan noche y día. Y ellos no razonan: ¡actúan!


Los mismos

Afuera ruge el viento y tú supones que en casa no entrará. Quizá tengas razón.
O tal vez no.
Te dedicas a otear por la ventana desde la paz del hogar. Vuelan hojas, pedazos de papel, sábanas tendidas.
Y algo más...
Tumba el ventarrón a un frágil anciano para goce de unos niños sin colegio.
Corres el visillo.

Tu hija está creciendo sana y despierta como alegre junco en la ribera. Cuando sonríe, se te cae la baba más que a ella.
Ya echa sus dientes de leche.
Amaga las primeras palabras con esa vocecita que pulsa tus fibras más tiernas.
Espontáneos canturreos...
Brota fresca la vida a contrapelo del viento y de la noche que reparte sueños infantiles.
Y pesadillas adultas.

Mañana amanecerá.
Mañana amanecerá pero hoy los tuyos –lo son aunque no lo sepas– están allegando naves junto a la cuna del mundo.
Ya lo hicieron cuando asolaron tierra mesopotámica pero tienen que completar la misión.
La misión de crear el Orden Nuevo. Ellos son sus paladines. Ellos y los que cantan sus gestas.
Ahora toca la milenaria Persia mientras bulle de sangre el enclave norteño del viejo País de Sham. Van a liberarlos.
Son los mismos que aquí nos cierran escuelas y hospitales.

Ruedas por el verde valle como cuando eras niño. Con tu hijo, cuyas mejillas palpitan de risa.
Abajo te encuentras la comida extendida sobre el suelo agreste con olor a camping-gas...
¡Y a zampar se ha dicho!
Luego de retozar con tus hijos y su madre, te tiendes de espaldas bajo el limpio firmamento.
"¡Ah, quién fuera pájaro!", musitas al paso de una bandada de libres golondrinas. Tus ojos las siguen como hipnotizados.
A saber si volverán.

Nos había costado tanto... Centurias de esfuerzo por asentar el mayor bien para el mayor número.
Y ahora se va.
Como la belleza que una célebre actriz extirpa absurdamente de su rostro. A navajazos.
Somos guapos y resolvemos ser feos, ¿cabe mayor dislate? ¡Libres que eligen ser siervos!
Todo se hizo para nada.
Vemos nuestra magna ley vejada sin preguntarnos qué está pasando aquí.

"Siempre te querré", susurra abrazándote la que amas. Un seguro de felicidad sin enojosas mensualidades.
El futuro es más luminoso con ella.
"Saldremos adelante", le respondes sin saber muy bien por qué. Toda ella se vuelve sonrisa que proclama:
"¡Hombre, claro!"
Luego se duerme y tu insomnio es menos noche recordándola. Aunque afuera el viento siga rugiendo.
Y la calle se descomponga.

Mañana amanecerá porque la luz siempre acaba venciendo a las sombras...
Amanecerá como si nada pasara, pero yo sé que vienen a buscarnos los que van a arrasar Irán.
(Ya os sentimos, hasta el sigilo os delata).
Los que te dejan sin trabajo e instauran el Orden Nuevo que has apoyado con tu silencio.
¡Son los mismos, infeliz!
Pero amanecerá Mañana, ¡amén!, y la Luz caerá a plomo sobre ellos –¿y sobre ti?– porque fueron incapaces de mostrar misericordia.

Acceder a El Blog de Cordura
© LaExcepción.com

[Página Inicial] | [Presentación] | [Índice General]
[Actualidad] | [Asuntos Contemporáneos] | [Nuestras Claves] | [Reseñas]

copyright LaExcepción.com
correoe-e laexcepcion@laexcepcion.com
Es nuestra intención contestar todos los mensajes recibidos en LaExcepción.com.
Dado que nos llega mucho correo-basura, es posible que alguno de ellos se pierda,
por lo que si no se recibe respuesta en un plazo breve,
rogamos se insista e incluso se escriba a varias de nuestras cuentas a la vez.