Inicio > Asuntos Contemporáneos > Política internacional

¿Por qué todos ignoran a Ron Paul?
© Cordura
www.laexcepcion.com (25 de febrero de 2012). Publicado originalmente en El Blog de Cordura

¿Has oído hablar de Ron Paul?

¿Sabías que compite por la nominación republicana a las presidenciales de este año?

¿Que ha quedado segundo en tres de las nueve primarias hasta ahora disputadas y tercero en otras tres?

¿Incluso que en algún caso pudo ganar realmente en número de votos pero perdió, quizá, por causa de irregularidades reconocidas hasta por los medios convencionales que habitualmente relegan a este candidato?

Puede que contestes: "¿Y a mí qué?"

Sin embargo, quizá deberías plantearte por qué se trata de un candidato marginado por los medios de difusión tanto en su país como fuera de él (incluida España). Pese a que es la tercera vez que se presenta. Pese a su indudable auge actual. Pese a que lleva décadas singularizándose como un político diferente, con personalidad propia y coherencia, libre e independiente. Dato que, a la vez, aporta alguna clave sobre dicha marginación.

La cual es igualmente extensiva a muchos medios antisistema. El que es seguramente el sitio alternativo en español más seguido en el mundo también lo ignora habitualmente (con dos excepciones más bien incidentales y muy poco visibles entre los miles de textos ya publicados ahí: ver 1 y 2). A pesar de que quizá no falten razones, como veremos aquí, para tenerlo más en cuenta.


Una marginación comprensible...

Ron Paul no es perfecto.

No es un mesías, ni creo que lo pretenda.

Muchas de sus ideas no me entusiasman, incluidas algunas de las más relevantes.

Entiendo los recelos de la progresía frente a él. Paul no es un socialdemócrata. Es contrario a la sanidad pública y al aborto. Defiende el "derecho" (constitucional) de sus compatriotas a llevar armas. Se declara cristiano (de confesión bautista), aunque sin parecer un cristianista. En su día apoyó la Iniciativa de Defensa Estratégica de Reagan (bien que subrayando el carácter defensivo, según él, de aquella primera versión del escudo antimisiles). Es contrario a la inmigración ilegal, partidario de la energía nuclear y, en especial, vehemente defensor del libre mercado.

Todo un rosario de ideas "reaccionarias" tanto para progres como para seguidores de la izquierda radical (a menudo sectaria). Así que más de uno dirá: "¿Para qué seguir leyendo?" Pero entonces se perderá detalles no menos interesantes sobre el candidato. Detalles que están en la base de que tampoco el Sistema vea con buenos ojos a Ron, aun cuando las ideas precedentes parecerían hacer de él un "niño modelo" de la Derechosa sistémica. Detalles como estos:

–Frente a los demás candidatos, se declara favorable a restablecer relaciones diplomáticas con Cuba, levantando el ominoso embargo a la isla.

–Se pronunció a favor de la Flotilla de ayuda humanitaria a Gaza y en contra del bloqueo a su población, sosteniendo que hay que respetar a Hamás como formación elegida democráticamente por el pueblo palestino.

–Se opone a la pena de muerte, pese a la popularidad de este castigo entre la mayoría de sus conciudadanos.

–Está contra las tentativas de retornar al reclutamiento obligatorio.

–Condena la excesiva vigilancia del estado sobre los ciudadanos.

–Lleva años reclamando el cierre de Guantánamo, ese campo extrajudicial de torturas que Obama prometió clausurar y sigue abierto.

–A diferencia de los demás candidatos del Partido Republicano, quienes defienden abiertamente la tortura (aunque se resistan a llamar así por ejemplo al ahogamiento simulado), él la rechaza sin paliativos.

–También a diferencia de aquellos, y de la inmensa mayoría de los políticos estadounidenses, se opone a las guerras imperialistas de su país, incluidos los planes de agresión y rapiña contra Irán (ver desde 1:26).

–Aboga, de hecho, por el regreso de las tropas norteamericanas a su territorio nacional y por el cierre de las bases extranjeras.

–Ardiente defensor de la Constitución de su país, promueve la derogación de leyes liberticidas como la PATRIOT Act, la Ley de Comisiones Militares, y la NDAA de 2012, que cercenan las garantías jurídicas de los ciudadanos, habeas corpus incluido.

–Sobre esa misma base, se opone a los asesinatos extrajudiciales del gobierno de su país, que ya los aplica incluso a ciudadanos estadounidenses.

–Aún más, recientemente ha afirmado que «EE. UU. se desliza hacia un sistema fascista».

–Combate igualmente las leyes restrictivas de Internet (SOPA, PIPA, ACTA...).

–Sostiene, como lo expresa uno de sus seguidores en la página oficial de Ron Paul en español, que no hay que confundir su «orientación 'pro-mercado' con una [orientación] 'pro-empresa». Es, de hecho, un duro crítico de las grandes corporaciones, como por ejemplo las de la industria farmacéutica (a las que acusa de crear enfermedades), así como las petroleras, cuyas subvenciones estatales exige erradicar.

–Además, también en el terreno económico, es un tenaz adversario de la Reserva Federal, el banco central privado de su país, cuya abolición propugna. Nada raro en un decidido enemigo del dinero fiat y del sistema de reserva fraccionaria, claves de la desmesurada usura bancaria y de las superburbujas financieras. En lugar de ello, insiste en la necesidad de retornar al patrón oro.

–Se ha pronunciado repetidamente nada menos que por eliminar la CIA, arguyendo razones económicas pero sobre todo por la amenaza que representa para las libertades.

–Volviendo al terreno político, es acérrimo partidario de la libertad para todo el mundo así como del entendimiento entre los pueblos, para lo cual no duda en apelar a Martin Luther King. Recientemente declaró que, con él como presidente, «[los estadounidenses] no vamos a inmiscuirnos en los asuntos internos de otras naciones. […] No vamos a ser el policía del mundo».

–En vista de todo lo anterior, Ron Paul es consciente del carácter revolucionario de sus propuestas (uno de sus libros se titula La Revolución: Un Manifiesto). También lo son muchos de sus seguidores, que incluso relacionan la suya –haciendo juegos de palabras en inglés– con la revolución del amor: R3VOLution/LOVElution.

¿Te sigue sorprendiendo que el Sistema y sus medios desinformativos vean con malos ojos a este libertario "infiltrado" en el Partido Republicano de Estados Unidos? Tampoco es extraño que ámbitos que presumen de "liberales" y, en consecuencia, ven con buenos ojos el énfasis pro libre mercado de Ron Paul, no pasen de considerarlo un viejito simpático y «un excéntrico encantador». Desmarcándose, por supuesto, de su rechazo de la guerra y de lo más subversivo de su programa (ver también el caso del P-Lib, partido que le profesa más respeto pero desde una distancia en realidad no mucho menor).


Observaciones finales

Algunos esperarían que Ron Paul fuera más contundente en otros asuntos (como el 11-S). O que, junto a las posturas antisistema que sostiene, tuviera otras más típicamente europeas. Creo que no ponderan lo suficiente que el candidato se mueve en un contexto determinado, el norteamericano. Que debe renunciar a ciertos énfasis si quiere llegar a algún lado. Y que además tiene unas inevitables ataduras culturales, para bien y para mal.

En todo caso, algunas de las posiciones que acabamos de reflejar quizá debieran bastar para brindarle un apoyo entusiasta, tanto dentro como fuera de su país. Por sí solas, su oposición a la deriva liberticida de Bush-Obama y/o su rechazo a las guerras imperiales merecen la simpatía de cualquier alma sensible. De llevarse a la práctica, harían sin duda de este mundo un lugar mucho menos peligroso y más habitable de lo que es actualmente.

¿No es algo digno de aprecio para toda persona contraria al orden imperante? Donde el "demócrata" Obama, Romney o cualquier otro candidato "republicano" no son más que lacayos del Establishment, Paul podría ser, en buena medida, una alternativa al mismo. Tanto, que no es raro que este, nervioso, reaccione contra los comunicadores que osan decir básicamente lo mismo que Paul (véase el caso del juez Napolitano, despedido por la Fox tras efectuar una serie de certeras insinuaciones en la misma línea y estilo que el candidato libertario).

Esto, como decía, vale también para fuera de Estados Unidos. Aunque no podamos votar en esas elecciones, una ola de simpatía desde aquí, desde Europa y otras partes del mundo, podría acabar alentando la propia campaña de Ron Paul, cuyas primarias han hecho poco más que empezar. Pero no parece que los intereses de los grandes medios vayan por ahí. Por eso se pregunta uno de los más entusiastas seguidores de Paul entre nosotros: «¿Acaso la sociedad española es tan cínica que se resiste a dar cobertura informativa al primer político realmente revolucionario en EE.UU. desde hace mucho tiempo? ¿A nadie le interesa conocer sus propuestas? ¿O debo pensar que existe algún tipo de control o censura sobre el radical cambio de rumbo en la política exterior estadounidense que propugna Ron Paul?»

Hemos visto que la marginación, incluso la ignorancia, de este candidato por parte de los medios más diversos resulta comprensible. En unos casos, por falta de amplitud de miras y sectarismo. En otros, por incapacidad para comprender lo que hoy está en juego en todo el planeta. Y, por supuesto, en el caso de los órganos sistémicos, por ver en un eventual éxito de Ron una seria amenaza para sus intereses de Poder.

Comprensible sí, pero, ¿deseable?

No soy "liberal", mucho menos a ultranza, en materia económica.

Soy contrario al "derecho" a portar armas y partidario de las energías renovables.

Tengo, además, una visión (aún) más radical –creo que más evangélica– que la de Paul sobre asuntos como el pacifismo y la separación entre iglesia y estado.

Con todo, no alcanzo a ver que, hoy por hoy, haya un solo político que sea capaz de ofrecer la esperanza que él brinda a toda la humanidad.

Y por eso lamento que se le ignore y que nunca se vaya a convertir en presidente del país que hoy más amarga la vida al resto del mundo.

Acceder a El Blog de Cordura
© LaExcepción.com

[Página Inicial] | [Presentación] | [Índice General]
[Actualidad] | [Asuntos Contemporáneos] | [Nuestras Claves] | [Reseñas]

copyright LaExcepción.com
correoe-e laexcepcion@laexcepcion.com
Es nuestra intención contestar todos los mensajes recibidos en LaExcepción.com.
Dado que nos llega mucho correo-basura, es posible que alguno de ellos se pierda,
por lo que si no se recibe respuesta en un plazo breve,
rogamos se insista e incluso se escriba a varias de nuestras cuentas a la vez.