Frase Sensata
del Mes

«Es necesario modificar la percepción social del fenómeno y que la sociedad asuma que estamos ante una droga dura [el alcohol].» (Mariano Fernández Bermejo, El País, 14.2.02).
Ver previas

 
Frase Insensata
del Mes

«Comunismo y nazismo dejaron tras de sí una historia tan espantosa, sembrada de cadáveres, que, a mi modo de ver, nuestra civilización está a salvo, por mucho tiempo espero, de las tentaciones totalitarias» (Tzevetan Todorov, Abc, 2.2.02).
Ver previas

Marzo 2002
 
"Apostillas / Febrero de 2002". El contrapunto de La Excepción a la información de los medios, usualmente sesgada.
 
"Lo que dicen y lo que en realidad quieren decir / Febrero de 2002". "Traducción" de declaraciones de personajes públicos en las que dicen más de lo que parecen expresar. Segunda entrega.
  "Hoy contra el velo, mañana... ¿contra la libertad?". La polémica sobre el uso del velo en la escuela por parte de una niña marroquí, ha permitido confirmar la tendencia uniformista y liberticida que se viene observando en todo el mundo, incluida España.
  "Operación Timo". "Operación Triunfo", ¿victoria sobre la telebasura?
     

 

Apostillas / Febrero de 2002
© LaExcepción.com

La información de los medios, usualmente tan sesgada, requiere un mínimo contrapunto. Aun a riesgo de introducir nuestros propios sesgos, en La Excepción hemos decidido dárselo. Tercera entrega.

Diálogo con César Vidal
Libertad Digital, 26.2.02

P: La religión musulmana y su cultura me parecen despreciables. Sin embargo, ¿no es cierto que la práctica de la ablación se practica en Egipto por influencias negroides, (como en Mali o Chad, donde la practican musulmanes y cristianos negros o muy mezclados), no practicándose en Oriente Medio?
R: Sea cual sea el origen, lo cierto es que el islam no lo ha encontrado incompatible con su religión, algo que sería impensable en el judaísmo o el cristianismo.

El cristianismo fáctico, durante siglos, no encontró impensable el uso de los más refinados y crueles métodos de tortura para los “herejes”. Esto, naturalmente, era por completo contrario a las enseñanzas de Jesús, quien predicó el incondicional amor al prójimo, incluidos los enemigos (ver, por ejemplo, Evangelio de Mateo 5: 43ss.).

Pretender desacreditar al islam del modo en que lo hace un erudito de la talla de César Vidal no puede sino alimentar el indeseable choque de civilizaciones, con sus inevitables secuelas de racismo y persecución del diferente (ver Hoy contra el velo, mañana... ¿contra la libertad?) . © LaExcepción.com


NOAM CHOMSKY / Lingüista y disidente estadounidense
«George Bush necesita urgentemente una nueva acción militar»
El Mundo, 24.2.02

Una de las voces más críticas de la izquierda de EEUU, el profesor Noam Chomsky, declara en una entrevista concedida a EL MUNDO que el presidente norteamericano no puede dejar de recurrir a un nuevo conflicto bélico para distraer la atención del escándalo Enron y del fiasco de su política económica.

NUEVA YORK. A sus 74 años, Noam Chomsky vuelve a ser el faro de la izquierda norteamericana. Su libro, 11/09/01, se ha convertido en el fenómeno editorial de los últimos meses. Sus conferencias, como la de esta semana en la Universidad de Nueva York, provocan aluviones incontenibles de estudiantes. Sus dardos contra el Gobierno norteamericano penetran por fin en el muro de silencio de los grandes medios... [...]

La valentía del gran intelectual judío norteamericano sigue incólume. Y como prueba de que es ahora, quizá, cuando más mérito tiene, véase el acertado apelativo que le ha dado el diario que recoge esta noticia: "disidente". Pero, ¿no era así como se llamaba a quienes se atrevían a disentir del régimen de los gulags? Otro síntoma de la persecución que se avecina. © LaExcepción.com


APROVECHANDO EL ATENTADO CONTRA MADINA
González defiende el diálogo con ETA y critica las medidas de aislamiento a Batasuna
Libertad Digital, 24.2.02

Felipe González cree que a ETA "le resultan más peligrosos personajes" como Eduardo Madina, "decididamente a favor del diálogo con los violentos", que otros, en referencia al Gobierno, "que no quieren saber nada de eso". Dice que la banda "teme más a confrontar el diálogo que el aislamiento". Último golpe de González al Pacto Antiterrorista. [...]

Consideró que, "en el fondo", ETA "teme más a confrontar el diálogo que a confrontar el aislamiento o el no diálogo", motivo por el que, a su juicio, "le resultan más peligrosos personajes" como Madina que "personajes que no quieren saber nada de eso". El partido al que pertenece González tiene firmado con el PP y el Gobierno un Pacto que parte de la imposibilidad de diálogo con los violentos. Y según los firmantes, todos los términos del acuerdo están en plena vigencia.

Dijo que mientras gobernó, "los actuales gobernantes" le achacaban la "responsabilidad" de la seguridad ciudadana frente al terrorismo, pero que desde que dejó de hacerlo "la responsabilidad puede ser de cualquiera menos del gobernante", tras lo que precisó que, "por supuesto, la primera responsabilidad es de ETA".

El continuo espectáculo de un ex presidente que, con sus intervenciones públicas y las no tan públicas, distorsiona la política interior y exterior de un país, confirma lo que ocurre cuando, en virtud de una doble vara de medir, los delitos de los grandes quedan impunes.

Pero la responsabilidad no es sólo de los gobiernos de aquel delincuente inconfeso. También el actual, empeñado desde un principio en “pasar página”, es culpable de que un personaje tan execrable siga cometiendo desmanes aquí y allá. Ahora bien, cuando los brotes de corrupción no se atajan a tiempo, el sistema entero se corrompe. Tal es el estado presente de nuestra “democracia”. © LaExcepción.com


¿Hay que fanatizar el corazón de los niños?
JAVIER GARCÍA SÁNCHEZ
El Mundo, 21.2.02

[...] El proceso de manipulación y posterior imbecilización colectiva del colectivo más tierno y vulnerable los jóvenes, los niños, sigue su curso implacable por mor de las leyes, así de claro, del mercado. Véase si no lo acaecido recientemente con dos fenómenos paranormales por completo: Harry Potter y El Señor de los anillos. Lo grave es que, según parece, los productos en sí libros, películas no sólo superan la más elemental decencia, sino que encima «están muy bien», frase recurrente de toda una legión de padres que los han inyectado directamente a sus hijos. [...]

Así es nuestra civilización: una Gran Gestadora de diminutos yonkies de lo fútil. [...]

Ese es nuestro mundo, y he ahí a la mayoría de jóvenes: nueve millones se colgaron de Gran Hermano, trece millones lo han hecho de Operación Triunfo. Nueve, trece millones de tarados vocacionales, ¿qué más da? A veces creo estar en la antesala de un frenopático cotidiano y generalizado que afecta, sobre todo, a quienes deben construir el futuro.

En un artículo sin desperdicio (ver texto completo), García Sánchez nos advierte de la proyección de las sombras totalitarias hacia el futuro mediante el adocenamiento irreflexivo de los niños. Los padres deberían meditar sobre tan valiente denuncia. © LaExcepción.com


Oráculo de un nuevo desorden
Washington Post, 21.2.02

[...] Robert D. Kaplan [...] el periodista del momento, de 49 años, cuyo Eastward to Tartary le valió una invitación para informar al presidente Bush, cuyo Balkan Ghosts fue devorado por Bill Clinton, y otros de cuyos libros han sido promocionados por gente como Newt Gingrich, Robert McFarlane y Henry Kissinger [...], lleva más de diez años advirtiéndonos de que el mundo no avanza a zancadas hacia la luz del sol, sino que se precipita hacia la barbarie. ¿Le dio la razón el 11-S? [...]

Warrior Politics, en menos de 200 páginas, conduce al lector desde la antigua Sumeria hasta la Serbia de los 90, argumentando que mientras que los tiempos cambian, la naturaleza humana no lo hace, y de esta forma las estrategias con que se ejerce el poder de Sun Tzu, Tucídides, Livio y Maquiavelo son las mismas que las que necesita Estados Unidos hoy. [...]

Ésta es una muestra de que, mientras que las propuestas para un mundo mejor se fundamentan en el optimismo humanista (ver ¿Fin del optimismo humanista?), quienes realmente toman las decisiones en el mundo, tradicionalmente mantienen, a pesar de su discurso triunfalista, concepciones pragmáticas y ejercen el poder maquiavélicamente (en el sentido originario del término). No creen en la bondad y, lo que es peor, no la practican. © LaExcepción.com


¿Cuál globalización?
Leonardo Boff * Teólogo y escritor
Gara, 20.2.02

[...] La alternativa propuesta por el pueblo de Porto Alegre [...] propone otra globalización que pasa por la solidaridad a partir de abajo, por la mundialización de los derechos humanos, [...] por la creación de instancias de gobernancia mundial, por la universalización del cuidado para con la Tierra y los ecosistemas y por la valorización de la dimensión espiritual del ser humano y del universo. Ese pueblo de Porto Alegre se hace así el guardián de la humanidad mínima. [...]

La globalización crea las condiciones para un salto cualitativo de la antropogénesis: la irrupción de aquello que Teilhard de Chardin llamó noosfera: la creación de una nueva armonía entre los humanos en la cual técnica y poesía, producción y espiritualidad, corazón y pensamiento encuentran una nueva sintonía más alta y sinfónica. [...]

Y el salto, finalmente, vendrá porque él representa lo que debe ser. Y lo que debe ser tiene fuerza.

Teníamos al guardián de la libertad (ver Estados Unidos, vigía de la libertad) y los movimientos alternativos aspiran a ser "guardianes de la humanidad mínima". No se debate sobre la globalización, sino sobre cómo gestionarla, y siempre es desde presupuestos totales (a un paso del totalitarismo –ver Antiglobalistas por la globalización). En el caso de Boff, desde su obra Ecología, todo ello teñido de evolucionismo, gnosticismo, orientalismo... y voluntarismo. © LaExcepción.com


El Vaticano: una nueva Europa inspirada en los valores cristianos
Zenit, 19.2.02

La Santa Sede pidió este lunes a Italia su colaboración para que los valores cristianos inspiren el proceso de construcción de la nueva Europa.

La petición fue presentada por el cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado vaticano, en un encuentro con las máximas autoridades de la República [...] en la embajada italiana ante la Santa Sede. [...] [R]eveló en declaraciones a los periodistas que los participantes profundizaron sobre «nuestra cooperación para la construcción de una nueva Europa, inspirada en los principios éticos y cristianos que la han hecho grande»

El pasado 10 de enero, Juan Pablo II constató con pena que la cumbre de jefes de Gobierno y de Estado de la Unión Europea (UE) de Laeken (Bélgica) no mencionó explícitamente el 15 de diciembre la contribución de las comunidades de creyentes en la creación de la «Convención» europea. [...]

El Vaticano seguirá presionando hasta conseguir que la futura Constitución europea tenga un tono "cristiano", con los matices que el papado aporta a este concepto: se buscará la máxima aproximación al "ecumenismo" concéntrico en el que todas las demás confesiones giran en torno al liderazgo del obispo de Roma. © LaExcepción.com


El ejemplo de tolerancia de los compañeros de Fátima
El Mundo, 19.2.02

Fátima El Idrisi pudo asistir a clase arropada por el tradicional pañuelo islámico y por el cariño espontáneo de sus compañeros del Instituto Juan de Herrera. En una demostración de solidaridad, los alumnos prorrumpieron en aplausos para hacerle más fácil la entrada en el centro. Todo un ejemplo para los adultos, menos sensibles a la presión ambiental que sufre la menor en medio de la intensa polémica que ha originado su caso. Es justo reconocer también que la dirección del instituto público contribuyó al recibimiento declarando la jornada de ayer como Día de la Tolerancia y la Permisividad Religiosa. [...]

Aunque la noticia resulta positiva, el contexto es más bien terrible. No sólo porque el problema de fondo (la aceptación de los diferentes) no está ni mucho menos resuelto (ver Hoy contra el velo, mañana... ¿contra la libertad?). También, porque el uso de un lenguaje engañoso, incluso por parte de los sectores más respetuosos con la libertad de conciencia, revela que costará mucho resolverlo.

Ya hace tiempo que se abusa del término ‘tolerancia’. El hecho de que aquí se ponga al lado de ‘permisividad’ para designar el "Día" en cuestión, confirma que el lenguaje nos atrapa mucho más de lo que solemos pensar. Porque, a diferencia de los defectos, los derechos (incluida la libertad religiosa) no se "toleran" ni se "permiten": simplemente se respetan. Lo contrario sólo indica, en el mejor de los casos, una actitud paternalista y condescendiente. © LaExcepción.com


¿Quién ha salido más beneficiado por la polémica del velo?
Libertad Digital, encuesta, 18.2.02

[Opción 1:] El integrismo islámico

[Opción 2:] Fátima Elidrisi

[Opción 3:] Los musulmanes en España

[Opción 4:] Marruecos

La encuesta de este diario electrónico sobre la polémica del velo no fue un ejemplo de tratamiento limpio e imparcial, y así debe ser denunciado. En primer lugar, la formulación de la pregunta es ya de por sí ambigua (véase el término ‘polémica’). Además, como puede verse, la elección de las respuestas posibles indica un sesgo descarado: ¿Por qué no se incluyeron otras opciones como "La libertad de conciencia", "El conocimiento intercultural", "Los españoles en general", etcétera? ¿Y por qué se ubica al integrismo islámico en primer lugar?

Dado que el sistema informático parecía permitirlo y que enseguida nos olimos una "tostada" de lo más fea, desde La Excepción acudimos en ayuda de Fátima "pinchando" su casilla cientos de veces desde distintos ordenadores. Se trataba, básicamente, de un experimento. Pero daba igual... ¿Alguien adivina el resultado? La opción integrista ganó abrumadoramente con el 63% de los votos, seguida por "Los musulmanes en España" con un 20%. (La opción Fátima quedaba en tercer lugar con tan sólo un 10%). © LaExcepción.com


La delgada línea roja
Rafael Navarro Valls
El Mundo, 18.2.02

Hoy se observa una curiosa tendencia de los media a intervenir y enjuiciar actuaciones exclusivamente religiosas de las autoridades eclesiásticas. [...]

La interpretación más frecuente tiende a un cierto intervencionismo mediático en el campo de la privacidad y la autonomía religiosa. [...]

Cabe entender que, en realidad, «todos somos cristianos». Es decir, que en nuestro código genético no obstante la ola secularizadora se han insertado con fuerza inusitada claves cristianas. [...] También cabe otra explicación. Al igual que, intermitentemente, desde la sociedad eclesiástica se proyecta hacia la sociedad civil la tendencia al mangoneo de algunos clérigos (lo que se denomina mentalidad clerical), desde la sociedad civil se proyectaría sobre la eclesial un clericalismo a la inversa que pretendería revivir el viejo regalismo laico, es decir, someter la religión a los intereses ideológicos. Una suerte de confesionalismo ideológico de nuevo cuño. Tal vez la verdadera explicación de la paradoja radique en una mezcla de estas dos explicaciones.

Navarro Valls, que analiza con precisión las relaciones entre el clericalismo de origen eclesial y el "clericalismo laicista", no lleva sin embargo sus razonamientos hasta las últimas consecuencias: la voluntad de la Iglesia Católica Romana de intervenir en los procesos civiles no es sólo una tradición histórica del pasado, sino que, en lugar de menguar, se refuerza, y a la vez que ella el "clericalismo a la inversa", de manera que se alimentan mutuamente. No sería sorprendente que llegaran a identificarse en algunos puntos. Por otro lado, la implícita asunción general de que «todos somos cristianos» (a la manera en que los seguidores del papa entienden el cristianismo) supone una muestra más del éxito de la mentalidad católica romana, de esencia totalitaria sobradamente avalada por la historia. © LaExcepción.com


Una empresa petrolera de EEUU, detrás de los nombramientos de Karzai y Khalilzad
El Mundo, 18.2.02

[...] El 22 de diciembre pasado, Hamid Karzai asumió el cargo de jefe del Gobierno provisional de Afganistán. Tiempo atrás fue un muyahid. Recientemente trabajó para Unocal, la empresa que, desde hace tiempo, está decidida a construir oleoductos y gaseoductos en Afganistán. Karzai ha colaborado con la CIA (desde los años 80) y con el Departamento de Defensa, así como con Zalmay Khalilzad, el nuevo enviado especial de EEUU en Afganistán [...]. Da la casualidad de que también Khalilzad trabajó en tiempos para Unocal. [...] Ha formado parte de todos los gobiernos republicanos desde Reagan. [...]

Ya en 1996, el subsecretario de Asuntos Humanitarios de la ONU se hizo eco de ciertos recelos en el sentido de que una intervención en Afganistán tenía mucho que ver con una batalla por el petróleo y el gas. Como si se propusiera ilustrar este punto de vista, poco después de que empezaran los bombardeos sobre Afganistán, el embajador de EEUU en Pakistán celebró una reunión con el ministro paquistaní del Petróleo. El plan del oleoducto de Unocal a través de Afganistán vuelve a quedar en marcha.

Que expliquen todo esto a los supervivientes de los bombardeos estadounidenses en Afganistán, gobernados ahora por Karzai (es un decir). ¿Puede un político caer en mayor corrupción que confundir los intereses públicos (internacionales, en este caso) con los privados, a costa de miles de vidas humanas? No olvidemos que los propios Bush y Cheney, así como otras personalidades del gobierno de Estados Unidos, provienen de familias petroleras. Pero el poder detentado es tal que no importa que todo esto se sepa. © LaExcepción.com


Aznar discrepa de la estrategia de EE UU contra el 'eje del mal'
El País, 17.2.02

El presidente pide un debate europeo sobre la política estadounidense [...]

También el presidente del Gobierno español, José María Aznar, se desmarcó ayer del ruido de sables que se escucha en Washington sobre un eventual enfrentamiento con Irak al afirmar que 'atacar a los llamados Estados irresponsables, de los que supuestamente emana un peligro, no es lo mismo que la lucha antiterrorista'. En una entrevista con el semanario alemán Der Spiegel, el actual presidente de la UE añadió que urge un debate sobre 'la nueva visión de la política exterior estadounidense'. [...]

'No se trata de estar de acuerdo con todo lo que digan los estadounidenses', afirma el presidente del Gobierno español, antes de agregar: 'De lo que se trata es de aprovechar este momento para demostrar la fortaleza de nuestra alianza con Estados Unidos'. Aznar, en este contexto, considera 'un gran error pensar que la OTAN podría llegar a sobrar'. 'No podemos enfrentar el peligro del unilateralismo desprendiéndonos precisamente de aquella organización que garantiza la estabilidad de todos', subraya. [...]

Ésta de Aznar es sólo una entre las múltiples reacciones de líderes occidentales que discrepan con la loca escalada belicista emprendida por la única superpotencia. Será bueno ir archivándolas todas, y a ello animamos a nuestros lectores, para que cuando lleguen las nuevas agresiones norteamericanas –con la esperable pasividad europea ante las mismas–, sea más fácil poner al descubierto la manifiesta incoherencia de nuestros políticos. © LaExcepción.com


MARIANO FERNÁNDEZ BERMEJO, FISCAL JEFE DEL TRIBUNAL SUPERIOR DE MADRID:
'Es necesario que la sociedad asuma que el alcohol es droga dura'

El País, 14.2.02

[...] Al responsable de la Fiscalía de Madrid le preocupa 'la rapidez y corta edad con que los jóvenes se acercan al consumo del alcohol' y 'el espectacular aumento de los ingresos hospitalarios por comas etílicos'. 'Muchos jóvenes', detalla, 'se están iniciando en el alcohol a los 13 años: lo hacen muy deprisa y de forma generalizada, con el consiguiente impacto en su salud'. Otro dato que inquieta a Fernández Bermejo es 'la permisibilidad social' frente a la bebida. 'Sólo el 16% de los padres transmite a sus hijos la idea de que el alcohol es un problema grave, una droga de las duras'. 'Por ello', añade, 'el mensaje de que el alcohol es droga dura, no blanda, debe dirigirse también a los padres'.

Como en nuestra sociedad casi todos los padres beben alcohol en alguna medida, pocos son capaces de llamar a las cosas por su nombre. Además, cuando alguien se atreve a hacer una propuesta sensata como la de educar para la abstinencia (desde la abstinencia, claro), rápidamente se le acusa de reaccionario o intolerante (como mínimo). ¿Por qué? Porque, dada la visión colectivista predominante, no se entiende que puede haber opciones asumidas personalmente; no serán la panacea, pues como pocos las seguirán no atajarán el fenómeno, pero pueden servir de estímulo a algunas familias que opten por un estilo de vida diferente. © LaExcepción.com


«Que nadie se lleve a error. Tomaremos todas las acciones necesarias para defender al pueblo americano», advierte el presidente [Bush]
El Mundo, 14.2.02

[...] Bush se reserva «todas las opciones» para atacar a Irak. La Casa Blanca estudia un plan elaborado por la CIA para derrocar a Sadam Husein.

NUEVA YORK.- George W. Bush ha fijado claramente su próximo objetivo: derrocar a Sadam Husein. El presidente norteamericano ha puesto a trabajar juntos al Pentágono, a la CIA y a otras agencias para perfilar un plan que combine «acciones militares, operaciones encubiertas y medidas diplomáticas» contra el régimen de Bagdad.

La noticia, adelantada ayer por el Philadelphia Inquirer, cobró aún más cuerpo tras las declaraciones de Bush en conferencia de prensa: «Me reservo todas las opciones. Las guardaré en el chaleco y las tendré muy a mano...  Sadam Husein necesita entender que me tomo en serio la defensa de nuestro país».

«Que nadie se lleve a error», concluyó el presidente. «Tomaremos todas las acciones necesarias para defender al pueblo americano».  Las palabras de Bush, tras su encuentro con el presidente paquistaní, Pervez Musharraf, reavivaron ayer los fantasmas de la guerra inacabada del Golfo.  El día anterior, el secretario de Estado, Colin Powell, revelaba también sus cartas en el Capitolio: «Un cambio de régimen sería lo mejor para los intereses de la región y del pueblo de Irak... Y estamos sopesando una variedad de opciones para que eso ocurra»

«El debate sobre si conviene o no deshacerse de Sadam Husein se ha acabado», confesaba al Philadelphia Inquirer un alto oficial de la Administración norteamericana. «El debate, ahora, es sobre cómo hacerlo». [...]

Engolfados de poder como están, el lenguaje amenazador y hasta chulesco se ha hecho ya habitual entre los líderes políticos de la única superpotencia. Pero lo más trágico de todo no es que quieran, sino que pueden cumplir sus amenazas, como ya se viene demostrando. Con ese telón de fondo, la actitud pasiva de los demás países, cuando no voluntariamente cómplice, reviste una excepcional gravedad. © LaExcepción.com


La Iglesia celebra el éxito de «Operación Triunfo» frente a la «televisión basura»
La Razón, 13.2.02

[...] «Una bofetada intelectual a los dogmáticos de la telebasura», o «un programa de buen gusto» son algunos de los calificativos que ha recibido este concurso televisivo de gran audiencia, que consiguió el lunes casi trece millones de espectadores. Todos han coincidido en que el programa es una prueba de que no son necesarios el morbo, el sensacionalismo o el escándalo para hacer una televisión de éxito. [...]

Varios responsables de medios de comunicación social de la Iglesia han manifestado su satisfacción por este éxito, que supone, en palabras de Manuel María Bru, Delegado Episcopal de Medios de Comunicación Social del Arzobispado de Madrid, «una demostración práctica de la falsedad de algunos convencionalismos consagrados de las doctrinas oficiales sobre el desarrollo de la estructura de la comunicación audiovisual, como por ejemplo, que los programas de televisión con pretensión de una audiencia masiva y socialmente plural, han de ser reality shows de pésima calidad, cargados necesariamente de importantes dosis de frivolidad, zafiedad y superficialidad». [...]

En el mismo sentido se ha manifestado José María Gil, Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social quien ha asegurado de «Operación Triunfo» que es un «programa de buen gusto que rompe la afirmación de que la bajada de los contenidos hace que suban los niveles de audiencia», subrayando que «en esta ocasión la calidad va de la mano de la cantidad y se demuestra que el público es inteligente. Ojalá lo sean los programadores». [...]

En otra parte (ver Operación Timo) analizamos este fenómeno, cuestionando que realmente entrañe una superación de la telebasura. Y que, de buenas a primeras, por su influencia las audiencias hayan decidido dar la espalda a los espacios televisivos basados en los contenidos depravados.

Agreguemos aquí, no obstante, una sugerencia: dado que, al hilo de sus consideraciones sobre OT, los responsables de la iglesia mayoritaria en nuestro país denuestan los contenidos morbosos, frívolos, zafios, sensacionalistas y superficiales, ¿por qué no aprovechan para erradicarlos cuanto antes de su cadena COPE? Pues, junto a la telebasura, también existe la radiobasura (espacios de cotilleo y famoseo, "futbolitis", información groseramente sesgada o mezclada con la opinión, etc.). No hay duda de que, si son cristianos, conocerán la importancia de predicar con el ejemplo. © LaExcepción.com


Catorce detenidos por adulterar grasas para piensos con aceites cancerígenos
El País, 12.2.02

[...] La Guardia Civil ha desarticulado una red de distribución de grasas industriales que, mezcladas con grasas vegetales, se vendían a fábricas de pienso para consumo animal, introduciendo así sustancias cancerígenas en la cadena alimentaria destinada al consumo humano. [...]

El uso de grasas industriales para pienso animal está totalmente prohibido. El aceite oxidado, según explicó ayer el presidente del colegio de veterinarios de Tarragona, Ángel Guerrero, forma compuestos aromáticos considerados cancerígenos que se acumulan en los tejidos adiposos del animal, desde donde pueden pasar a los consumidores que adquieran su carne.

Desde el colegio de veterinarios ya se viene criticando la permisividad de las administraciones para con las empresas, 'a las que se reclama que se autocontrolen, lo que deja la puerta abierta a que el que quiera pueda hacer estragos, etiquetando como si el producto fuera correcto hasta que lo pillen'. 'Hace años que venimos diciendo que los veterinarios tienen que salir de los despachos y patearse las granjas. Todo se basa en el autocontrol y eso en un libre mercado es preocupante. Hay que revisar el modelo de inspección', añadió.

Cada poco tiempo saltan a los medios de comunicación noticias como ésta. Las circunstancias coyunturales determinan que unas veces desencadenen el escándalo y otras no. Ésta lo merecería, pero no se le ha dado la difusión que cobraron casos anteriores, ninguno de los cuales ha sido convenientemente cerrado: dioxinas en los pollos (¿alguien ha garantizado la seguridad de estas carnes? Algunos las siguen comiendo tan tranquilos...), vacas locas (se plantea que con el tiempo se pueda reanudar la comercialización de piensos cárnicos), fiebre aftosa (¿controlada? Nunca más se supo...). Quizá el más grave de todos sea el más tolerado: la sobremedicación del ganado (se calcula que más del 70% de los antibióticos producidos los consumen los animales de granja), que va inmunizando progresivamente a la población carnívora frente a futuras enfermedades. ¿No sería sensato plantearse formas de alimentación alternativas? © LaExcepción.com


Frei BETTO | Teólogo y escritor brasileño:
«El Foro fue un éxito en la búsqueda de una nueva conciencia mundial»

Gara, 11.2.02

[En América Latina] la situación es catastrófica con la excepción de Cuba, en la que la gente tiene los derechos mínimos asegurados. [...]

A mí me gusta mucho la política internacional del Vaticano porque el Papa jamás ha roto relaciones con Fidel Castro, con Gadafi y con Sadam Husein. [...]

Todo cura, todo ser humano está en la política, tenga o no conciencia de ello. Todos los curas son cristianos y todos los cristianos son discípulos de un prisionero político llamado Jesús de Nazaret. [...] Un cristiano tiene que hacer política. Otra cosa es que la haga bajo un mandato, partidariamente. Yo no estoy afiliado a ningún partido. Pero hay situaciones excepcionales, como en la Nicaragua sandinista, en la que algunos curas tuvieron que asumir responsabilidades por falta de cuadros. Tiene que ser algo transitorio. [...]

No basta con estructuras nuevas, tenemos que crear la nueva mujer y el nuevo hombre. [...] Tenemos que saber conjugar las dimensiones de Francisco de Asís y del Che Guevara, conciliar las dimensiones de la subjetividad y la objetividad.

Desde Porto Alegre, este teólogo de la liberación nos dice que otro mundo es posible. ¿Serán sus modelos los regímenes que cita y alaba? ¿En qué otro tipo de situaciones excepcionales deberían los cristianos asumir responsabilidades militares? ¿Cuánto duraría la transitoriedad de esas actuaciones? ¡Qué bajo cae el pensamiento utópico de los optimistas!

Por otro lado, su modelo de hombre nuevo combina bastante bien las actuales corrientes neorreligiosas (misticismo eclesial) y alternativas (pragmatismo estratégico de inspiración idealista), y contrasta sorprendentemente con el de Jesús de Nazaret o personajes bíblicos como Pablo, por ejemplo. © LaExcepción.com


España ocupa el octavo puesto del mundo por número de católicos
La Razón, 10.2.02

España es el octavo país del mundo en número de fieles a la Iglesia de Roma, según se desprende del «Catholic Almanac», libro de referencia en Estados Unidos. Según esta publicación, el país del mundo con mayor número de católicos es Brasil, con más de 140 millones de fieles, seguido de México, que sobrepasa los cien millones. Tras ellos, más de lejos, está Estados Unidos, con más de sesenta millones. El primer país europeo que aparece en la lista es Italia.

Las estadísticas sobre la religión en el mundo revelan que el diecisiete por ciento de la población mundial sigue la doctrina de la Iglesia Católica, lo que supone más de mil millones de personas, de las cuales, casi la mitad vive en América y una cuarta parte en Europa.

España, que actualmente tiene una población de casi cuarenta millones de habitantes, cuenta con un 94 por ciento de bautizados, aunque el número de personas que se declara practicantes es bastante inferior. De hecho, sólo el veintidós por ciento afirman rezar diariamente, y sólo el catorce por ciento se considera muy religioso. Por otro lado, un pequeño porcentaje (3,5%) se declara abiertamente ateo.

Según la última edición del Anuario Pontificio, la Iglesia Católica cuenta con más de cuatro mil obispos y casi medio millón de sacerdotes. El dato más significativo de este anuario es la gran cantidad de catequistas que hay en el mundo, más de dos millones y medio, y el número de religiosas, que en el mundo son más de ochocientas mil.

Como la propia noticia indica –para el caso español–, resulta de lo más engañoso considerar católico romano a todo aquel que ha recibido el "bautismo infantil". Pero hay otro motivo, más sustancial, para pensárselo dos veces antes de alardear de tanta presencia católica romana en el mundo. No hay duda de que hay creyentes sinceros entre las filas católicas, pero si fueran realmente cristianos todos esos más de mil millones de fieles al papa (es decir, uno de cada seis habitantes del planeta), ¿no habrían cambiado ya la faz de la tierra?

Jesús de Nazaret, dirigiéndose a sus discípulos, les dijo: «Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal pierde su sabor, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres» (Evangelio de Mateo 5: 13). © LaExcepción.com


La publicidad en RNE, una medida inaceptable
El Mundo, 8.2.02

Los máximos responsables de la Sepi y de RTVE han presentado, a bombo y platillo, un Plan Marco para la Viabilidad de la radiotelevisión pública estatal que contempla la inclusión de publicidad en la programación de Radio Nacional, al igual que sucede ya en el caso de TVE. Según explicó ayer el director de RTVE, Javier González Ferrari que por otra parte está desarrollando una brillante gestión profesional al frente del Ente Público, no se trataría de publicidad directa, sino de «la posibilidad de explorar la figura del patrocinio». Lo cual no deja de ser un bonito eufemismo, ya que el patrocinio no es más que una de las múltiples formas que adopta la publicidad. El sector de las radios privadas ha puesto el grito en el cielo y con toda la razón. RNE es la cadena de emisoras con mayor cobertura en todo el territorio naturalmente, gracias a que es pública y su conversión en una radio comercial, por muy encubierta que sea, resultaría letal para el resto de las cadenas, obligadas a competir en un mercado publicitario en condiciones muy desiguales con respecto a la radio pública que, además, se beneficia de la financiación a través de los Presupuestos del Estado. Es más, el nuevo plan que apura al máximo la posibilidad legal de saturación publicitaria para TVE también recoge un significativo incremento de las subvenciones públicas al ente. Desde todos los puntos de vista, esto es un claro abuso y una competencia desleal de los medios públicos que pone en peligro la viabilidad de los privados. La solución al grave problema de endeudamiento y manutención de los faraónicos gastos de RTVE sin duda la gran asignatura pendiente del Gobierno del PP no puede pasar por una estrategia que desestabilice el sector audiovisual español.

Es tremendo, pero no asombroso, que a los editorialistas de El Mundo (cuya empresa posee también emisoras de radio) sólo se les ocurran argumentos basados en el mercado y la competencia para cuestionar la posible inclusión de publicidad en la radio pública. Ni una palabra sobre la reducción de calidad que es siempre el fruto de la lealtad a los anunciantes.

La medida, de momento, ha sido desestimada, o muy restringida a ciertas cuñas de "patrocinio". En cualquier caso, la calidad en RNE –todavía la mejor radio española– ya lleva tiempo degradándose a pesar de la ausencia de publicidad. © LaExcepción.com


GUERRA CONTRA EL TERRORISMO
Bush decide aplicar la Convención de Ginebra sólo a los talibán
Afirma que los hombres de Al Qaeda no serán tratados como prisioneros de guerra
El Mundo, 8.2.02

NUEVA YORK.- Presionado por más de 25 países y decenas de organismos internacionales, George W. Bush accedió ayer a aplicar la Convención de Ginebra a los prisioneros talibán confinados en la base de Guantánamo y en Afganistán. La Casa Blanca insistió, sin embargo, en la diferencia entre milicianos talibán y guerrilleros de Al Qaeda, y reiteró que estos últimos no serán tratados como «prisioneros de guerra». [...]

Washington ha insistido en reiteradas ocasiones en que es muy difícil distinguir entre unos y otros. La decisión de ayer es un gesto político que no tendrá apenas efecto sobre las condiciones de los prisioneros recluidos en las celdas-jaula del campamento Rayos X, en la bahía cubana de Guantánamo. «La vida material de los prisioneros no cambiará», confirmó Fleischer. «Los seguiremos tratando bien, porque eso es lo que EEUU siempre ha hecho». [...]

La primera nueva remesa de presos aterrizó ayer, presta a ocupar otra zona donde se han construido a todo tren 320 celdas con cadenas y barras metálicas. Los prisioneros seguirán ocupando temporalmente las polémicas jaulas de poco menos de cinco metros cuadrados, a la intemperie y en medio de un mar de alambradas.

Las protestas internacionales por las condiciones de confinamiento forzaron al Congreso norteamericano a aprobar la construcción de una prisión dentro de la base militar con capacidad para 408 prisioneros.

La Administración norteamericana anunció que pronto comenzará también la repatriación de los primeros prisioneros que ya han sido interrogados y que no serán acusados de terrorismo. […] Las autoridades norteamericanas reconocieron su frustración por los escasos resultados de los interrogatorios.

Una pregunta obvia: si los macroatentados del 11-S, atribuidos a Al Qaeda, fueron desde un principio considerados "actos de guerra", ¿por qué no tratar a los presuntos ejecutores como prisioneros de guerra?

Al margen de ello, y aunque la medida es parcial, esta rectificación de Bush supone un reconocimiento implícito (por más que explícitamente se siga negando) de las condiciones infrahumanas con las que venían tratando a todos los presos. Y, lo que es peor, justamente por su carácter parcial implica reconocer que seguirán dando ese trato a quienes no serán beneficiarios de dicha medida, es decir, los presos de Al Qaeda. Para colmo, se admite lo difícil que es distinguir entre unos y otros... © LaExcepción.com


De homosexuales, curas y racionalidad
Francisco Cabrillo
Libertad Digital, 7.2.02

[...] La exigencia del celibato a sus clérigos ha obligado [...] a la Iglesia Católica a convivir desde siempre con el problema de la homosexualidad de muchos de sus sacerdotes. Es posible que el número de homosexuales sea hoy mayor entre los religiosos que en épocas pasadas. [...]

Y se trata de un problema que la Iglesia católica ha tratado siempre de resolver con discreción. [...] Todo indica que nunca la Iglesia Católica ha adoptado actitudes inquisitoriales en este sentido; y su comportamiento hacia sus miembros homosexuales ha sido bastante más tolerante que el vigente en otras culturas occidentales [...].

Para los católicos, la sexualidad está claramente dirigida a la reproducción en el seno de la institución familiar; y por ello la Iglesia considera inaceptable no sólo las prácticas homosexuales, sino también las heterosexuales que no busquen tal objetivo. Esto podrá gustarnos o no. Pero la doctrina católica es clara en este sentido. Y resulta absurdo, por tanto, que un sacerdote –que, se supone, debe orientar a los fieles en su vida religiosa– manifieste en público su desprecio por aquello que él mismo está obligado a enseñar.

Precisamente porque la doctrina católica es clara en estos asuntos, la tolerancia que ha venido manteniendo con las conductas sexuales del clero no puede contarse como algo a favor de esta iglesia, sino en contra: consentir algo tan grave (según su propia enseñanza) es una afrenta a los fieles. Esta permisividad por parte de la jerarquía ha resultado aún más grave en el caso de otro fenómeno del que cada vez están aflorando más casos: los abusos sexuales sobre niños y niñas. © LaExcepción.com


FEREDE: Duro comunicado del secretario ejecutivo sobre el desarrollo de los Acuerdos con el Estado
ICPress

<< MADRID, 7 febrero 2002. Los pasados martes y miércoles, días 5 y 6 de febrero actual, tuvieron lugar reuniones de las Comisiones Permanente y Plenaria de FEREDE [Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España], en las que el informe del Secretario ejecutivo de FEREDE fue de una clara protesta por la marcha del desarrollo de los Acuerdos entre el Estado español y la FEREDE.>>

El informe del Secretario Ejecutivo y máximo cargo representativo, Mariano Blázquez, informó a las Iglesias sobre el actual estancamiento en el desarrollo de los Acuerdos, salvo aisladas excepciones, así como la ausencia de voluntad política del actual Gobierno en su relación con dichos Acuerdos (que en otoño se cumplirán los 10 años de existencia).

Esto, sin duda, tiene una repercusión negativa en la situación legal y social de los españoles evangélicos y sus iglesias. Como ya anunció en su día ICPress, la FEREDE llevará adelante acciones a diferentes niveles argumentando su posicionamiento y las evidencias de trato discriminatorio que existe en España con el protestantismo en relación a la Iglesia Católico Romana.

El sistema nunca se cansa de cacarear, en tono solemne y ampuloso, bellas fórmulas como ‘democracia’, ‘igualdad de derechos’ y ‘constitución’. Pero transcurrido ya casi un cuarto de siglo desde la aprobación de nuestra carta magna, aún existen relevantes minorías marginadas, como los protestantes, en beneficio de una institución cuyos privilegios sobreviven aunque los regímenes políticos se modifiquen.

Sin embargo, quien esté mínimamente al tanto de esta problemática sabe que no se puede hablar de libertad religiosa mientras no exista igualdad en el trato público a las distintas confesiones. Con una situación así, ¿a quién sorprende lo que ha tenido que sufrir la pobre Fátima por causa de su velo, o más bien por culpa de los intransigentes que no respetan su religión? © LaExcepción.com


¿Hacia un gobierno mundial?
Por Thomas W. Jacobson
www.cwfa.org, 5.2.02

[...] Este año las Naciones Unidas van a organizar la Cumbre Mundial por el Desarrollo Sostenible (CMDS), con el fin de verificar, diez años después, el progreso en la Agenda 21.

La erradicación de la pobreza, la educación, la sanidad, la energía, el transporte, la industria, el turismo [...]. La solución a todos estos asuntos domésticos reside en formar o reforzar órganos de gobierno supranacionales, y darles poder sobre naciones y pueblos como si éstos fueran completamente incapaces de encontrar soluciones a sus propios problemas. [...]

La mayor amenaza de la CMDS, en esta ocasión, es contra la libertad de todos los pueblos, su capacidad de gobernar sus propios asuntos, y la soberanía de las naciones.

Dado que el llamado movimiento antiglobalización es en realidad partidario de "otra globalización" y de la democracia mundial, los auténticos antiglobalistas están representados por colectivos como esta "derecha cristiana"  estadounidense a la que pertenece el autor de esta cita, que presenta a su vez amenazantes perfiles: patriotismo exacerbado, desinterés por los problemas de otros países, sed de poder... Desde que se organizaron hace unas décadas para luchar contra la progresía de su país, tampoco están libres de tendencias colectivistas y, por supuesto, limitadoras de las libertades ajenas. © LaExcepción.com

© LaExcepción.com

Volver al índice de esta página


Lo que dicen y lo que en realidad quieren decir / Febrero de 2002
© LaExcepción.com

Numerosos personajes públicos, especialmente los políticos, hacen declaraciones en las que expresan una cosa pero implícitamente comunican algo distinto. En La Excepción nos permitimos "traducir" algunas de estas frases crípticas. Cuarta entrega

Noam Chomsky
«En Estados Unidos, se han decretado medidas "excepcionales" de tinte fascista, pero tarde o temprano caerán por su propio peso»(El Mundo, 24.2.02).
Traducción
«Como en realidad yo comparto la filosofía de fondo de Bush según la cual "en la Historia hay una corriente que fluye hacia la libertad", no puedo sino creer que toda esta restricción de libertades es transitoria y, desde luego, no aumentará de manera considerable.»

Julio del Valle, presidente del Consejo de la Juventud
«El botellón forma parte de una cultura juvenil alternativa; el problema es que se ha satanizado. Tiene algunos valores positivos, como la utilización de la calle como lugar de encuentro y de socialización frente al ocio de los bares, que es impuesto» (El Pais, 15.2.02)
Traducción
«Es incuestionable la gran contribución del "botellón" a la cultura de los jóvenes contemporáneos. Intentar evitar las prácticas y los efectos a él asociados, tales como los comas etílicos, los accidentes mortales, los destrozos de parques, las molestias a los vecinos, etcétera, implica demonizar el problema. ¿Acaso las pandas descontroladas de jóvenes que beben, vociferan y destruyen el mobiliario público no encuentran en ello sus señas de identidad?».

George W. Bush
«Siempre y en todas partes es injusto apuntar y matar a los inocentes» (La Razón, 20.2.02).
Traducción
«...salvo allí donde nuestros intereses determinen lo contrario. Claro que para ello ya nos encargamos de hacer que las víctimas no parezcan inocentes.»

Chiara Lubich, fundadora del Movimiento de los Focolares
«No es errado temer la pérdida de identidad y el sincretismo en la relación con fieles de otras religiones. Es un verdadero peligro pensar que todo cristiano tiene la capacidad de dialogar. Lo pueden hacer sólo las personas preparadas y que tengan la vocación» (Zenit, 17.2.02).
Traducción
«Que nadie piense que la dirección del movimiento ecuménico estará en manos de los fieles de las distintas religiones, sino que será asumida por las elites gobernantes de cada una de ellas, a fin de definir hasta dónde puede llegar nuestro sincretismo.»

Tzevetan Todorov
«Comunismo y nazismo dejaron tras de sí una historia tan espantosa, sembrada de cadáveres, que, a mi modo de ver, nuestra civilización está a salvo, por mucho tiempo espero, de las tentaciones totalitarias» (Abc, 2.2.02).
Traducción
«Como en el pasado aún reciente la humanidad ha sido tan mala, cabe esperar que en el futuro, sin otra razón que la constatación de esa maldad, nos volvamos buenos al fin.»

© LaExcepción.com

Volver al índice de esta página


Hoy contra el velo, mañana... ¿contra la libertad?
© G. S. V. [guillermosanchez@laexcepcion.com] /
J. F. S. P. [juanfernandosanchez@laexcepcion.com] (28 de febrero de 2002)

La polémica sobre el velo de Fátima, una niña musulmana marroquí, ha mostrado las carencias democráticas de nuestra sociedad. Al margen de que, por el momento, el problema se haya resuelto oficialmente a su favor, el escándalo ha permitido confirmar la tendencia uniformista y liberticida que, de un tiempo a esta parte, se viene observando en todo el mundo, incluida España.

Con el caso de Fátima, la niña de El Escorial (Madrid) que por deseo familiar y, según parece, personal, quiere asistir al instituto con velo, ha llegado a España el debate en torno a la indumentaria de las niñas musulmanas en las escuelas. Los partidarios de prohibir esta prenda en los centros educativos han querido fundamentar sus argumentos en el artículo de nuestra Constitución que defiende la igualdad de todos con independencia del sexo, pasando por alto, en cambio, los artículos relativos a la libertad de conciencia, de culto y de expresión.

Se ha comparado, además, el uso del velo con la ablación del clítoris y otras barbaries similares "que sin duda le sucederán". Así, de modo interesado, se pretende colar en un mismo saco costumbres que son de efectos y calado bien diferentes. Para empezar, mientras que la amputación y la tortura son delitos, llevar un velo no lo es.

Aunque muchas mujeres musulmanas, aparentemente no sometidas a los varones de sus familias, han salido al paso para negar que el velo sea necesariamente una práctica de discriminación sexual, la gente es libre de seguir creyendo y opinando lo contrario. Ahora bien, ¿es que han de aplicarse las normas de acuerdo con interpretaciones que, por más generalizadas que puedan estar, no dejan de resultar subjetivas? ¿A quién corresponde la definición del sentido simbólico de una prenda? Las leyes deben elaborarse y formularse con el máximo rigor y objetividad, y sin dar lugar a ningún tipo de arbitrariedad. Mientras que nadie puede dudar de la violencia que supone una clitoridectomía, la ostentación de prendas u objetos simbólicos se podría prestar a interpretaciones tan variadas que su regulación convertiría a cada ciudadano (o a cada menor, por respetar el paralelismo con el caso que tratamos) en objeto de inquisición minuciosa.


Contra la libertad en nombre de la libertad

Se quiere prohibir el velo porque atenta contra el modelo de relaciones entre sexos que tras siglos de lucha se viene implantando en Occidente. El velo reflejaría una rebelión frente a este orden, o una imposición de los varones sobre las mujeres. Según ese criterio, habría que comenzar a revisar, por ejemplo, la indumentaria de numerosas adolescentes que van a los institutos ataviadas de tal forma que más bien parecieran exhibirse como objetos de consumo y posesión de los hombres. Si se adujera que son ellas las que han optado por esa forma de vestirse, los detractores del velo deberían, consecuentemente con su tipo de argumentación, afirmar que aquéllas son menores de edad y que todavía no tienen capacidad de elegir si su atuendo refleja la relación entre sexos que esta sociedad considera adecuada.

¿Qué habría que hacer con el quinceañero que llega a clase con una "chupa" que exhibe la simbología de un grupo heavy ultraviolento? ¿Y con quienes exhiban, por ejemplo, símbolos anarquistas, tan de moda últimamente entre los adolescentes? Muchos podrán pensar, no sin alguna razón, que el anarquismo es un movimiento que amenaza la esencia misma del orden constitucional. ¿Llegarán también ése y otros debates?

Quienes protestan alegando que "si comenzamos permitiendo el velo, luego vendrá el clítoris", ¿no acabarán ellos mismos emprendiendo una auténtica escalada liberticida, prohibiendo primero el velo para dedicarse luego a poner bajo sospecha las más variadas modalidades de "subversión del orden"?

Hay alumnas que asisten a clase con el pelo cubierto, y no precisamente por razones religiosas sino porque, según parece, está de moda. Quizá en la clase de Fátima haya alguna. ¿Habría que indagar sobre las auténticas causas de tal atuendo, a fin de decidir si se permite o no? Cuando se contempla el espectáculo de quienes se incomodan porque una niña quiera estudiar con el velo puesto, resulta difícil evitar una pregunta: ¿No será que, envalentonados con el choque de civilizaciones promovido por el 11-S, se atreven a mostrar su xenofobia más que antes de esa fecha?

Algunos insensatos han llegado a clamar: "Puesto que en los países musulmanes la mujer extranjera normalmente debe vestir según las tradiciones locales si no quiere tener problemas, ¡cómo se atreven estos inmigrantes a vestir como quieren en nuestro país!" El sentido totalitario de estas afirmaciones debiera resultar evidente. Parece, además, que se quiere someter el derecho no a la racionalidad y al respeto de la dignidad humana, sino a cierto extraño criterio de reciprocidad intercultural que, aplicado en su rigor, tendría implicaciones tan absurdas como que sólo el día en que una española pueda vestir a la occidental en Irán, las muchachas musulmanas podrían llevar velo en nuestras escuelas.

Pero detengámonos un poco más en la pobre argumentación que sirve de base a ese criterio de reciprocidad. Se parte de considerar que la civilización occidental es superior a la islámica, entre otras cosas porque la primera permite libertad donde la segunda la niega. En razón de ello, se le niega a la segunda la libre expresión de su cultura en territorio de la primera. Y como colofón se argumenta que así ha de ser mientras la civilización islámica no conceda en sus territorios a los occidentales la libre expresión de su cultura. Como resultado de todo ello, ¿quién habrá ganado? ¿No es cierto que la civilización islámica, presuntamente inferior a la occidental en respeto a las libertades? Pues, ¿no habrá acabado esta última asemejándose a aquélla en el trato a los diferentes?

Pero esta dinámica no se halla circunscrita a problemas de expresión cultural. Desde el 11-S, con la excusa del terrorismo islámico –un hecho real y terrible–, se viene argumentando sin parar dando a entender que "para defender la libertad… hay que estar dispuesto a recortarla". No es extraño, con ese esquema de base, que el país que dice combatir el terror se esté dedicando a sembrarlo, con sus alusiones a largas campañas bélicas, "ejes del mal" y continuas amenazas de invasión; por no hablar de las medidas restrictivas de los derechos humanos en su propio ámbito interno. Es dentro de esta inercia liberticida, mucho más premeditada de lo que suele creerse, donde hay que situar las más recalcitrantes reacciones de muchos (que no de todos los) detractores del velo.


Choque de civilizaciones

El estado de derecho no debiera tomar, pues, como referencia ni positiva ni negativa a los estados autoritarios. Si se hace así, quienes buscan distanciarse de los extremistas acaban identificándose con ellos. Algunos fanáticos prohíben la minifalda u otras prendas femeninas en ciertos países; nuestros "antipuritanos" prohíben el velo a las niñas; practican el peor de los puritanismos: el persecutorio.

Es curioso observar, por cierto, que en este asunto tales "antipuritanos" no pertenecen todos al campo progre. Muchas voces del bando supuestamente antiprogre (cada vez más numeroso y desacomplejado) se han sumado, gritando más que nadie, a la argumentación basada en que el velo implica sumisión y discriminación de la mujer. E incluso han achacado al espíritu progre la defensa del derecho al velo tan odiado por ellos. Sin embargo, mal que les pese a esos antiprogres, lo que ha podido constatarse en el caso de Fátima ha sido más bien que el bando progre se ha mostrado dividido. Y así, dentro de él se han dejado oír denuestos contra el uso del velo (emitidos por quienes enfatizaban la igualdad hombre-mujer), pero también declaraciones favorables al mismo (procedentes de quienes, sin dejar de lado dicha igualdad, recordaban otros derechos no menos elementales, como el de la libertad de conciencia y de expresión).

Por otra parte, es común plantear el debate hablando de los musulmanes que "vienen" a nuestro país, lo que genera una identificación errónea. Aunque el caso de Fátima se haya dado con una familia marroquí, ser musulmán no es necesariamente ser inmigrante (un término, por cierto, lastrado injustamente con connotaciones y generalizaciones negativas, precisamente en este país de emigrantes...). Si no ha habido tradicionalmente más musulmanes en España es porque, o bien fueron "bautizados" a la fuerza o bien se les expulsó. Cualquier español puede optar libremente por ser musulmán, cuáquero, taoísta, progre, antiprogre o lo que decida en conciencia, independientemente de su origen. Aunque la supremacía católica romana en nuestro país ha impedido que a lo largo de la historia proliferase la heterodoxia, nunca dejó por ello de tener cualquier español el elemental derecho a convertirse a la religión que más le convenciera. Eso sí, estas conversiones costaban antes la libertad o incluso la vida; ¿qué pago se va exigir ahora a quien decida por sí mismo? ¿Se presumirá que es un delincuente hasta que demuestre lo contrario? La cada vez más frecuente distinción entre religiones tradicionalmente "nuestras" y religiones foráneas, "nuevas religiones" y otras herejías, además de denotar una gran carga de xenofobia y rechazo al otro, será fuente en el futuro próximo de más discriminaciones. Y a fuerza de proponérselo, algunos conseguirán que la inicialmente errónea tesis de Huntington, relativa al choque de civilizaciones, acabe resultando correcta.

Se ha señalado, en esa misma línea, el peligro de que algún grupo con un perfil político-religioso definido (se habla, en concreto, de los islamistas radicales) pueda estar haciendo presión o "infiltrándose" en la sociedad española para imponer algún tipo de "predominio social" o acción violenta. Aun cuando fuera cierta esta hipótesis, jamás podría tomarse como excusa para reprimir, no ya a un grupo o sector social, sino a los individuos que personalmente y siguiendo su libertad de elección deciden profesar una creencia o vivir unas prácticas que no atentan contra los derechos ajenos. De lo contrario, la mayoría estaría pisoteando a las minorías, algo impropio de una democracia genuina; y en virtud de ello, una visión colectivista, basada en la ideología dominante, estaría conculcando los derechos humanos, que son ante todo –no se olvide– derechos individuales.


Integración a la fuerza vs. libertad de conciencia

Otro peligrosísimo argumento esgrimido a favor de la prohibición del velo afirma que la integración social de las niñas musulmanas resultará más fácil si no muestran sus distintivos étnicos de forma excesivamente llamativa. En el altar de la integración se sacrifica la libertad de elección (personal o familiar, es lo de menos al tratarse de una menor). "Te obligo a la integración social mediante tu desintegración personal y cultural." Y de paso, se asume que el resto de los alumnos marginarán a quien vista de forma diferente. Parece que las compañeras de Fátima no piensan igual. Y aunque así fuera, los padres tienen el derecho a educar a sus hijos según sus valores, nos gusten o no a los demás. No es difícil comprobar cómo hay minorías que gracias justamente a eso consiguen evitar el adocenamiento de sus hijos a pesar de las presiones uniformistas del sistema.

Se insiste con frecuencia, por lo demás, en lo arriesgado que puede ser transigir con esa libre expresión de los diferentes, invocando para ello el ejemplo de Francia. Se recuerda, en este sentido, el hecho de que algunas calles de determinadas ciudades francesas se ven ocasionalmente bloqueadas por muchedumbres de musulmanes orantes; situación, por cierto, equiparable a la provocada por las procesiones católicas en nuestro país, así como las manifestaciones o determinados acontecimientos deportivos. En el caso de que lleguen a ocurrir en España hechos parecidos a los ya usuales en Francia, ¿qué determinación tomarán las autoridades municipales? Sin duda, muchos ciudadanos de los que participan en las concentraciones tradicionalmente aceptadas no soportarían ver esta "reconquista" islámica en su ciudad. Pero, ¿con qué argumentos se prohibiría?”

En realidad, es obvio que ni siquiera el velo, en su sentido religioso, es algo extraño en nuestro país. No es tan raro encontrarse con una monja vestida con su hábito en un centro estatal (por ejemplo, en un aula universitaria). Justo por ello lo raro debiera resultar más bien que alguien se escandalizase al ver un velo sobre una cabeza femenina. Pero lo que todo esto demuestra es que no es lo mismo hablar todo el tiempo de "democracia", "libertad" y "derechos humanos" que respetar y fomentar en la práctica estos valores.


Conclusiones

No pretendemos aquí, pese a todo lo dicho, sostener que nos hallamos ante un problema de fácil solución. Ya hemos dicho en otra parte (ver Giovanni Sartori: La sociedad multiétnica. Pluralismo, multiculturalismo y extranjeros) que no es desdeñable la complejidad de los dilemas relativos a la inmigración y la mezcla intercultural. Lo que sí estamos dispuestos a afirmar es que buena parte de esa complejidad es absolutamente artificial, algo a lo que el propio Sartori (invocado, no sin parte de razón, hasta por los xenófobos más extremos) no es del todo ajeno. Las reacciones viscerales suscitadas al hilo del velo de Fátima así lo han confirmado. La maldad humana está siempre presta a añadir más dificultades a situaciones ya de por sí problemáticas. Frente a ella, se diría que la imaginación creativa y, sobre todo, el amor a nuestros semejantes –sea cual sea su raza, cultura o condición social–, siempre tienden a estar en minoría.

Concluimos. Cualquier país democrático, incluso la tradicionalmente inquisitorial España, ha de estar preparado para asumir que puede haber (que hay) minorías (religiosas, ideológicas o étnicas) que no por capricho, sino por razones de conciencia, deciden abstenerse de participar en determinadas costumbres sociales, o practicar las suyas propias como opción personal. Bien es cierto que cada vez será más frecuente encontrarse con prácticas que, o bien por ser delictivas (como la ablación del clítoris) o bien por implicar un menoscabo de los derechos de otros colectivos, deberán ser reguladas, previo estudio jurídico. Pero colocar el debate sobre el velo en ese nivel resulta absurdo, insultante y peligroso. Y nos lleva a preguntarnos cuál será la siguiente minoría a la que se le quiera hacer pasar por el aro de lo socialmente aceptable.

© LaExcepción.com

Volver al índice de esta página


Operación Timo
© J.F.S.P. [juanfernandosanchez@laexcepcion.com] (24 de febrero de 2002)

Se ha dado profusamente la bienvenida al éxito de "Operación Triunfo", argumentando que supone una victoria sobre la telebasura. ¿La supone realmente?

"Una bofetada intelectual a los dogmáticos de la telebasura. [...] Se demuestra que el público es inteligente" (representantes de la Conferencia Episcopal, La Razón, 13.2.02). "El fin de la telebasura parece estar cerca" (Álex Rosal, loc. cit.). "[...] Una raya en el agua, en las aguas podridas, porque ha desmentido el dogma, tan citado, de Rafael el Guerra: lo que puede ser puede ser, y además es posible" (Antonio Burgos, El Mundo, 13.2.02). "La gente contra la telebasura [...] La gente no es tan zafia ni tan grosera ni tan ordinaria como muchos suponen. Ven ciertamente lo que les dan, pero prefieren la calidad a la basura" (Luis María Ansón, La Razón, 12.2.02).

¿De qué están hablando? ¿Qué es lo que pregonan, complacidos, tanto estos como muchos otros opinantes de similar notoriedad o repercusión pública? ¿Qué es lo que aclaman de un tiempo a esta parte en nuestro país las masas de telespectadores?

Este casi unánime acuerdo de los medios de comunicación, esta llamativa aquiescencia de las más variadas instituciones, y ese estridente griterío de buena parte del público no tienen por motivo una mejora de las perspectivas de paz en la tierra; ni un descenso de la miseria en el Tercer Mundo; ni siquiera un relevante salto moral de la humanidad, aunque algunos quisieran creer lo contrario (como Antonio Burgos, ibíd., cuando ve en el asunto prometedoras posibilidades de «regeneración moral y ética de los contenidos abyectos»). Todo ese clamor de origen variopinto llega como reacción a las supuestas virtudes de un simple programa de televisión, de nombre "Operación Triunfo" (OT).

Fenómeno ambiguo donde los haya, mezcla de reality show y concurso cazatalentos, OT ha congregado ante los televisores lo mismo a los más enfervorizados seguidores de Gran Marrano (llamémoslo así por respeto a Orwell) que, según parece, a muchos de sus más acérrimos detractores. Y no pocos de estos últimos han visto en el nuevo producto, por su parcial exaltación del esfuerzo, la superación de aquel otro experimento basado en la contemplación de la vagancia. Pero, ¿hasta qué punto es justo y razonable considerar OT el fin (o al menos, el principio del fin) de la telebasura?

Cierto maestro, hoy apenas recordado por la mayoría salvo en litúrgicos momentos, pronunció en otro contexto una frase que no parece inadecuado aplicar en este que nos ocupa: «Por sus frutos los conoceréis.» ¿Cuáles, pues, son los frutos de OT que nos cabe observar? Ciertamente, aún es pronto para recogerlos todos, pues el programa todavía pertenece al presente. Pero ya disponemos de algunos, que enumeraré sin pretender ser exhaustivo:

  1. Una serie de jóvenes, los concursantes, endiosados por efecto de la aclamación de unas masas fanatizadas (es decir, tornadas fans suyos). Masas que, por el efecto multimedia, los han seguido no sólo por televisión (y en ésta, no sólo a través del canal que emitía el programa), sino en numerosos espacios alusivos de la radio y de la prensa, así como en infinidad de sitios, chats y foros de Internet.

  2. Un público diariamente distraído de otros temas mucho más importantes y que requieren una atención más urgente tanto en España como en el resto del mundo. (Es curioso señalar, a este respecto, que los más de cuatro meses de duración del programa coinciden, aproximadamente, con el período de crisis internacional surgida el 11-S y tan pasivamente contemplada por la ciudadanía española).

  3. Una consolidación de la tendencia hacia el "provincianismo" mental de todo un país, mediante la nueva asimilación generalizada de contenidos banales como base para los temas de conversación.

  4. Un avance en la progresiva confusión del trigo y la cizaña, por la dificultad (aún mayor que en Gran Marrano) de discernir dónde radica la trampa del programa; así como una acentuación de la mezcla entre lo real y lo virtual, desdibujándose de este modo, cada vez más, los límites donde termina la realidad y empiezan la ficción y los sueños.

  5. Un impulso aún mayor de la famosolatría como fenómeno sociológico en auge. Acerca de esto, es curioso cómo algunos ilustres opinantes han querido ver más bien lo contrario, afirmando que OT supondría una superación del "famoseo" (cotilleo, imitación, seguimiento de las andanzas de los famosos, etc., a través de múltiples espacios diarios en todos los medios de comunicación). Sin embargo, lo cierto es que los concursantes, en particular los que más han calado entre el público, rápidamente han empezado a comportarse como los típicos famosos, incluso como los de peor ralea, algo acreditado por el hecho de que no hayan tardado en aparecer en Crónicas Marranas (llamémosle así por respeto a los marcianos), el programa estelar de la telebasura española.

  6. Un nuevo aliento a la teleadicción, mal generalmente admitido pero raramente combatido, con el agravante de que, en este caso, tiene por objeto un programa de la televisión pública (que debería caracterizarse por promover la formación integral de la persona, y no clase alguna de adicción a contenidos de escasa calidad), la cual ya ha anunciado nuevas ediciones en años venideros.

Hay un séptimo fruto, pero lo dejamos para el final. Antes, comentaré que los seis frutos ya enunciados no deberían extrañarnos. ¿Qué otra cosa cabía esperar de un programa (concurso, no se olvide) basado en la competitividad extrema, la vanidad y la adulación, y enfocado hacia la meta suprema de la fama o éxito social?

Es justamente por ello tanto más desconcertante comprobar las esperanzas depositadas en OT, una vez constatado su éxito. Pues lo más significativo no es el programa en sí; lo realmente revelador lo constituyen las reacciones que ha suscitado. Y la gran mayoría de ellas se pueden agrupar bajo el epígrafe "optimismo humanista", tema del que ya nos hemos ocupado en La Excepción (ver ¿Fin del optimismo humanista?). Ciertamente, su actitud no carece de algún fundamento: cuando menos, OT no es tan groseramente telebasura como otros muchos espacios televisivos. Ahora bien, ¿resulta realista asociar OT, sea como síntoma, sea como causa, a un avance moral de los telespectadores? Quien lo tome como un síntoma, ¿podría decirnos qué ha cambiado en los últimos tiempos en la mentalidad de este país para que la gente lo manifieste? Y quien lo tome como causa, ¿no estará esperando demasiado de un simple programa de entretenimiento?

Es cierto, no obstante, que la extensión del mal, de cualquier mal, se suele acompañar (por la progresiva constatación de sus efectos) de su propio factor corrector. Y tanta mugre televisiva, generalmente reconocida, tiende a propiciar un hartazgo entre las gentes. Pero éstas se hallan demasiado hechas al morbo y a la superficialidad, y sólo una reeducación (que, por supuesto, debería nacer de la propia iniciativa personal, y no de instancia totalitaria alguna) les llevaría a defender con firmeza alternativas serias a la telebasura, entre las cuales OT no se cuenta, salvo que se tenga una visión demasiado restrictiva de lo que es telebasura. Tal defensa sólo sería posible a partir de una previa recuperación de la dignidad personal.

Con todo, y aquí llegamos al séptimo fruto, ese clamor en favor de OT y en contra de la telebasura, aunque yerre en el análisis, denota un fuerte anhelo de esperanza entre quienes lo emiten. Éxitos como éste, y como ese otro de Amélie, también un timo (ver Amélie. El cine como ficción de cine), muestran un general hastío ante la mediocridad moral que impregna esta sociedad enferma. Y un ansia idealista que, aunque no acaba de hallar adecuada expresión, ilustra las extremas carencias humanas en estos albores del tercer milenio.

"Operación Triunfo". Triunfo, ¿de quién? Aparentemente, de unos cuantos concursantes (sólo aparentemente, pues más bien se verán abocados al efímero brillo de la farándula y las engañosas lentejuelas). "Triunfo" compartido, vicariamente (como en el fútbol; ver Pan y fútbol), por los telespectadores, que parecen contentarse (¿contentarse?) con jalear supuestos éxitos ajenos mientras sus vidas, en la mayoría de los casos, siguen ancladas en la mediocridad.

"Operación Triunfo". Triunfo, ¿sobre qué? ¿Sobre la telebasura? Por desgracia, no es el caso: sencillamente, al sistema no le interesa.

© LaExcepción.com

Volver al índice de esta página

 

[Página inicial] | [Índice General]
[Actualidad]
| [Asuntos Contemporáneos] | [Nuestras Claves] | [Reseñas]

copyright LaExcepción.com
laexcepcion@laexcepcion.com